Acuerdos institucionales (1/3)

La creación de una PNIN es un proceso de colaboración. No se debe subestimar el tiempo necesario para la consulta y la búsqueda de consenso: es importante tomarse el tiempo suficiente para celebrar reuniones, formular y adaptar la descripción del enfoque, y establecer una visión compartida entre las múltiples instituciones involucradas. Cuando los procesos nacionales son participativos y exhaustivos, es más probable que la configuración final cuente con la plena participación y el compromiso de todas las partes interesadas. Este proceso puede requerir facilitación y recursos externos.

La idea detrás de la PNIN no es crear una nueva organización, sino integrar las diversas funciones de la PNIN dentro de las organizaciones existentes, fortaleciendo al mismo tiempo su capacidad para cumplir estas funciones. Si bien se reconoce que existen muchas limitaciones de tiempo y capacidad, se recomienda que el personal de las organizaciones anfitrionas de la PNIN esté capacitado para asumir las tareas de la NIPN como parte de su forma normal de trabajo, y que el número de personal contratado sobre la base de los presupuestos de los proyectos sea limitado (esta sección, página 8).

La estructura central de la PNIN se basa en dos componentes: (1) un componente de política y (2) un componente de datos. Ambos juegan un papel clave en la implementación del ciclo operativo de la NIPN tal y como se presenta en la introducción al enfoque de las PNIN:

  • formular preguntas sobre políticas de nutrición para su análisis sobre la base de las prioridades de los gobiernos;
  • administrar y analizar los datos para informar las preguntas;
  • comunicar y difundir los resultados a los legisladores.

Los componentes de políticas y datos de una PNIN son apoyados por un Comité Asesor Multisectorial (CAM), que a nivel de país puede denominarse "Comité Directivo" o "Comité Asesor de Políticas" (sección 1.2).

Por lo tanto, es posible que participen en la PNIN múltiples organizaciones con diferentes fortalezas, por lo que es necesario establecer acuerdos institucionales adecuados para garantizar una colaboración efectiva y eficiente. Una elección cuidadosa de las instituciones es clave para reducir el riesgo de competencia o de falta de coordinación.

La formalización de los acuerdos institucionales que se adopten para la PNIN (por ejemplo, en un contrato o un memorando de entendimiento) ayudará a definir claramente las funciones, las responsabilidades y los mecanismos de rendición de cuentas y, como tal, evitará la falta de coordinación y la duplicación de esfuerzos.

Otras partes interesadas, como los ministerios sectoriales, las instituciones académicas o las organizaciones internacionales, incluidas las redes SUN, prestarán apoyo en las subetapas del ciclo operacional de la PNIN a fin de garantizar la pertinencia de las preguntas desde el punto de vista de las políticas y de contribuir al análisis de los datos y al desarrollo de la capacidad de los actores de la PNIN.

*****